Valles
Legendarios
Los Valles de nuestra comarca “La Marina Alta” sintetizan los dos elementos fundamentales del mundo mediterráneo: montañas y mar, conformando un paisaje de azules transparentes y verdes intensos.

Sus abruptas costas, con impresionantes acantilados esconden puertos y recoletas calas. A escasos kilómetros de la costa, aparece un paisaje de pequeños valles “Les Valls de La Marina”, con laderas armoniosamente abancaladas y altas cimas.


En la cima del Cavall Verd

Benimaurell en
primavera
Nuestras montañas están cubiertas de carrascas, pinos, algarrobos, palmitos y jara blanca; junto a los caminos y barrancos encontramos la valeriana roja y las adelfas, que dan color al paisaje. Los almendros y cerezos, con sus sucesivas floraciones y rojos otoñales, abren paso a la primavera y al otoño. Las pequeñas huertas para autoconsumo acaban de completar la paleta de colores.
Los primeros asentamientos de estas tierras datan del paleolítico, siendo una de las comarcas mas ricas en pintura rupestre macroesquemática, recientemente declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Las podemos contemplar en los numerosos abrigos de La Vall de La Gallinera, el Pla de Petracos o el Barranc de L´Infern, entre otros.
Bancales de cerezos en otoño

Arroyo junto a Fleix
La impronta árabe se refleja en los castillos y torres de vigía que jalonan nuestros valles, en sus bancales, en sus canalizaciones y en los nombres de nuestros pueblos que no pueden ocultar su origen: Benissivá, Benialí, Benimaurell ... Los moriscos ocuparon estas tierras hasta el siglo XVII y se resistieron bravamente a abandonarlas, tras su expulsión definitiva fueron repobladas por colonos mallorquines.
Nuestros pueblos, en general pequeños, algunos apenas alcanzan la centena de habitantes, son acogedores y muchos ya cuentan con instalaciones e infraestructuras para senderistas y visitantes en general. Son la cara oculta de la Costa Blanca, todavía por descubrir.
Entre estos valles, La Vall de Laguar destaca por su impresionante belleza; aparece ante los ojos del viajero atrapada entre las sierras del Penyo o del Cavall Verd al Sur y la de La Carrasca, al Norte, cortada esta última por el impresionante tajo del Barranco del Infierno. Hacia el Este las verdes llanuras de naranjos y mas al fondo la línea azul del mar.
Tajo del Barranco
del Infierno

Sobre las fértiles laderas del Cavall Verd (Caballo Verde) se asientan los tres pueblos del valle Campell, Fleix y Benimaurell, con casi novecientos habitantes.

La historia de Laguar o Al-Ahuar (las cuevas) está inexorablemente unida a su origen árabe y a los moriscos.


El Cavall Verd al amanecer

Cuando el Rey Felipe III da la orden de su expulsión y ya están preparadas las naves en el puerto de Denia para transportarles a Orán, los moriscos de Laguar capitaneados por la legendaria sanadora Ezmé se refugian en torno a su monte mítico, el Cavall Verd, pues según cuenta una vieja leyenda vendría un caballo verde a salvarles.

Finalmente se rinden en la cima del monte, la masacre es terrible y el valle queda desierto. Años mas tarde la familia Borja o Borgia, propietaria del valle, otorga concesión de carta puebla a 27 familias de colonos mallorquines que nos traen sus costumbres, su lengua y su gastronomía.
La Casota - Turismo Rural ..........Tel: ..965 58 36 46 / 629 50 17 42 .......... info@lacasota.com